Primera página>En Portada

Innovaciones en el desarrollo bajo en carbono

2022-08-29 13:15:00 Source:China Hoy Author:ZHOU LIN
【Cerrar】 【Imprimir】 GrandeMedianoPequeño


16 de febrero de 2022. Una empleada opera el sistema de plataforma de comercio electrónico de derechos de carbono en China Beijing Green Exchange. Zheng Liang

China Beijing Green Exchange (CBGEX) está ubicado en la Calle Financiera, sede de los gigantes financieros chinos y extranjeros, en el área central de la capital china. Es una de las plataformas del mercado piloto de China para el comercio de derechos de emisiones de carbono. Desde su inauguración en 2013, la plataforma de operaciones ha estado a la vanguardia en términos de volumen de operaciones.

En 2020, Beijing emitió apenas 0,41 toneladas de dióxido de carbono por cada 10.000 yuanes (1481 dólares) del PIB. La cifra de emisiones representó una caída del 26 % con respecto al nivel de 2015, gracias a lo cual la capital china superó su objetivo de reducción de emisiones del 20,5 %, establecido por el país en el XIII Plan Quinquenal (2016-2020) sobre el Desarrollo Económico y Social Nacional.

16 de febrero de 2022. Más de 50 periodistas chinos y extranjeros visitan la sede de China Beijing Green Exchange para conocer de primera mano los avances de Beijing en la promoción del desarrollo verde. Zheng Liang

Decisivo en el desarrollo ecológico

CBGEX fue establecido el 5 de agosto de 2008 con la aprobación del gobierno municipal de Beijing. Su nombre original, China Beijing Environment Exchange (CBEEX), fue sustituido por el actual en septiembre de 2021.

Durante los últimos 14 años de operación, CBGEX ha desempeñado un papel decisivo en la promoción del desarrollo ecológico y bajo en carbono en Beijing. Hay una larga lista de logros, incluyendo la facilitación de la primera transacción voluntaria de reducción de emisiones de China, el desarrollo del primer estándar voluntario de reducción de emisiones –también conocido como Panda Standard–, la emisión de la primera tarjeta de crédito de baja emisión de carbono de China y el establecimiento del primer banco de neutralidad de carbono.

La primera transacción voluntaria de reducción de emisiones de China se remonta a agosto de 2009, cuando el entonces CBEEX celebró su primer aniversario. Una compañía de seguros de automóviles de Shanghai pagó 277.000 yuanes (41.023 dólares) para comprar un cupo de emisión de 8026 toneladas de dióxido de carbono de Beijing, cantidad ahorrada durante los Juegos Olímpicos de Verano Beijing 2008 al fomentar una forma ecológica de viajar. El monto comprado compensó las emisiones de carbono de esta compañía desde 2004 hasta finales de 2008, convirtiéndola en la primera compañía china en alcanzar la neutralidad de carbono a través del comercio voluntario de carbono.

En diciembre de 2009 se lanzó el primer estándar voluntario de reducción de emisiones de carbono de China, Panda Standard, lo cual permitió que el país se posicionara como un actor relevante en el mercado internacional del comercio de carbono.

“La cantidad de emisiones de carbono está relacionada con la calidad y el nivel de desarrollo de una región”, señala Ming Dengli, directora del departamento de cambio climático de la Oficina Municipal de Ecología y Medio Ambiente de Beijing. “Beijing ha adoptado el desarrollo verde como parte de su estrategia central de desarrollo urbano, para lo cual se ha trabajado para controlar tanto la cantidad como la intensidad de las emisiones de carbono, se ha incursionado en el mercado del comercio de carbono y se ha optimizado la combinación energética y la estructura industrial de la ciudad mediante el uso de alternativas de energía limpia”.

Según Ming, el Comité Organizador de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Invierno Beijing 2022 adoptó medidas como la construcción de sedes bajas en emisiones de carbono, el uso de energías renovables y el fomento de una forma ecológica de viajar para reducir las emisiones de carbono durante la preparación y realización de los eventos. Los gobiernos locales de Beijing y Hebei también donaron parte de sus sumideros de carbono al Comité Organizador, con el objetivo de neutralizar las emisiones. “En general, a través de tecnologías verdes, sumideros de carbono forestal, donaciones corporativas y participación social logramos alcanzar el objetivo de neutralidad de carbono”, puntualiza Ming.

19 de julio de 2022. Jóvenes conducen bicicletas compartidas al pasar por la Plaza Tian’anmen en Beijing. Wei Yao

Principales actores a bordo

En 2013, Beijing fue parte del primer lote de siete regiones de nivel provincial en establecer un mercado piloto para el comercio de carbono, con el objetivo de limitar las emisiones de dióxido de carbono. El mercado de la capital opera el comercio de carbono en ocho sectores principales, como la generación de energía, la petroquímica, la fabricación de cemento y el sector servicios, y atiende a más de 800 emisores clave. El precio de los cupos de carbono en el mercado de Beijing es el más alto entre los siete mercados piloto de carbono del país. A fines de 2021, su facturación acumulada había superado los 2110 millones de yuanes (312 millones de dólares).

Ming pone como ejemplo al Grupo de Transporte Público de Beijing (BPT Group, en inglés). En 2016, BPT Group inició la sustitución de vehículos diésel por buses eléctricos y propulsados por gas natural. A finales de 2020, la empresa tenía 39.000 toneladas de cupos de emisión de carbono sin utilizar, con un valor de mercado cercano a los 2,7 millones de yuanes (400.000 dólares). Mientras tanto, su consumo de diésel se redujo en casi un 60 % y la intensidad de las emisiones de carbono disminuyó en más del 11 % en comparación con 2016.

El 18 de agosto de 2021, BPT Group publicó su “Informe de responsabilidad social corporativa 2020”. Según este, a finales de 2020, la empresa tenía 23.948 autobuses públicos en funcionamiento, de los cuales los autobuses de energía limpia representaban el 87,34 %. “Es el octavo año consecutivo que la empresa publica un informe de responsabilidad social corporativa, donde han quedado registrados sus esfuerzos para contribuir al desarrollo verde de Beijing”, declara Liu Baolai, subdirector general del departamento de información en ciencia y tecnología de la empresa. Liu también señala que la clave reside en el aumento de la cantidad de vehículos de nueva energía con el fin de reemplazar los vehículos diésel por los eléctricos, de gas natural y de hidrógeno. “Con este objetivo, también hemos acelerado la construcción de instalaciones, como estaciones de servicio de gas, estaciones y pilas de carga, y estaciones de servicio de hidrógeno”, menciona.

La Terminal Tuqiao es la primera terminal de autobuses exclusiva para autobuses eléctricos y la estación de carga de autobuses más grande del distrito de Tongzhou en Beijing.

Participación pública activa

Beijing también implementó incentivos para alentar al público en general y a las pequeñas y microempresas a adoptar una forma de viajar ecológica y baja en carbono.

En septiembre de 2020, Beijing lanzó la plataforma Mobility as a Service (MaaS). Se trata de una plataforma digital que admite la planificación de viajes de principio a fin, la emisión electrónica de boletos y los servicios de pago en todos los modos del transporte público y privado. En la actualidad, la plataforma tiene una cobertura del 95 % de las líneas de tráfico público de la ciudad.

Los usuarios de MaaS pueden iniciar su sesión en la plataforma desde la aplicación de mapas Gaode a través de un teléfono inteligente. Ya sea caminando, andando en bicicleta o bien optando por el transporte público, los usuarios pueden ganar puntos de baja emisión de carbono, los cuales pueden ser canjeados por cupones o utilizados en la conservación del medio ambiente.

“El mecanismo de comercio de carbono, como herramienta política para enfrentar el cambio climático y reducir las emisiones de carbono en toda la sociedad, ha estimulado a las empresas a tomar medidas en la innovación tecnológica, el uso de nuevas energías y la reestructuración industrial. También ha motivado a la ciudadanía a participar en la reducción de emisiones, lo que favorece la promoción integral de la transformación ecológica de la economía y la sociedad, y sustenta el desarrollo de alta calidad de la ciudad”, sostiene Ming.

Actualmente se está construyendo un centro comercial nacional para el esquema de reducción certificada de emisiones de China (CCER, por sus siglas en inglés). El esquema CCER es un programa de compensación de carbono lanzado en 2005 para ayudar a China a cumplir sus objetivos en la reducción de emisiones en el marco del Protocolo de Kioto. El centro comercial tiene como objetivo alentar a las empresas a desarrollar activamente sumideros de carbono forestal, reciclar metano, y adoptar energía solar y eólica para ayudar a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Las emisiones evitadas a través de tales esfuerzos luego se cuantifican y se convierten en productos de carbono para ser negociados en el mercado de intercambio.

“El CCER es un esquema reconocido internacionalmente que, además de cumplir con los objetivos nacionales de reducción de emisiones de carbono, va en línea con el mecanismo internacional de comercio de carbono y brindará una solución china a la acción global contra el cambio climático”, asegura Wang Huijun, subdirector general ejecutivo de CBGEX.

Con base en la extensa experiencia que Beijing ha acumulado en el mercado del comercio de carbono, el Ministerio de Ecología y Medio Ambiente asistirá a la capital en la construcción de un centro nacional voluntario de comercio de emisiones, en medio de los esfuerzos para alcanzar el pico de carbono y finalmente la neutralidad de carbono. 

Compartir con:
Editor: Wu Wen Da-->

Copyright © 1998 - 2016

今日中国杂志版权所有 | 京ICP备10041721号-4

京ICP备10041721号-4